pugna porcorum, de Johannes Placentius

o cómo imitar el gruñido de los cerdos a través de un tautograma:


No hay comentarios: