territorios


Cada día dan los mismos pasos, olfatean cada esquina, miran hacia los lados y, una vez controlado el territorio, el que va delante estira el brazo y proyecta en el muro una serie de ráfagas cortas, extrañas, minuciosas. Cuando éste acaba, el que le sigue estira la pata y suelta su ráfaga bajo el graffiti de su amo.

No hay comentarios: