la ausente

El abuelo cogió de la mesa la palmatoria inexistente, la protegió del viento con la palma vuelta y sopló suavemente sobre la llama imaginada hasta apagarla. Después se inclinó sobre la almohada vacía y la besó en la frente:
—Buenas noches, mi bella.

No hay comentarios: