a San Fermín pedimos...


Dibujo de Caperucita hecho sobre el cartel realizado por Vicente Marcos Tormo Ortiz, para San Fermín 1991


Escuchó el bullicio de los mozos y supo que era demasiado tarde. Saltó apresurada de la cama, ató las cintas de su corpiño blanco, colocó sobre sus hombros la caperuza roja, cogió la cesta con las medicinas y salió a la calle.Y corrió, corrió y corrió por entre las patas de un bosque de toros. Desoyó sus jadeos. Sorteó sus pezuñas. Rehuyó sus miradas y esquivó cada amago de sus astas. Acosada por el que guiaba la manada y a punto de ser empujada a la boca del lobo —una trampa sin salida— le hizo un quiebro, rectificó el camino y consiguió llegar sin daño aparente a la casa de su abuela. Pero jamás podría olvidar esas patas tan negras, esos ojos tan grandes, esos cuernos tan rojos, esa abuela tan muerta.

(I. Castaño, para el taller "De la raíz a la hoja")

No hay comentarios: