donde vivimos

En la casa se está a gusto

pero ya tiene fuerza el sol, y a la solana se está aún más a gusto...

Los cerezos están cuajados de flores

y las ipomeas se enredan en la malla del gallinero.

Por fin podemos secar la ropa al sol,

Chinlú escarba bajo el hibisco

y La Rubia medita en la hierba

mientras nosotros soñamos con el tiempo de los tomates maduros.

Pero hay quien ya sueña abrazado sobre los calabacines


Pedro Máquinas barrunta que el tiempo de las manzanas maduras ya está cerca.

2 comentarios:

Laura dijo...

Qué maravilla, guardarme un sitio al sol....

Isabel Castaño dijo...

el sitio lo tienes desde siempre, sólo tienes que venir a escogerlo