parcas


No sé qué traman las tres viejas de la casa de enfrente. Desde aquí veo sus resecos cuerpos enlutados. Tejen, pero lo hacen de manera extraña. No tienen hilo, ni lana, ni material alguno entre las manos. Quizá debería decir que simulan tejer. Una de ellas tensa el hilo, otra lo enmadeja y la tercera, con un gesto ridículo, hace el ademán de cortarlo con unas tijeras. Pero es curioso, porque todo lo hacen de forma distraída mientras las tres observan con regocijo cómo una niña se inclina sobre la orilla del río.

© Ilustración: Isabel Castaño

No hay comentarios: