génesis


Desperté y la vi. Tan delgada que era pura costilla. Desnuda y tentadora. Invitándome a probar cada uno de sus frutos. Creí escoger el más inocente: la manzana.

No hay comentarios: