equilibrio

(a  Picasso, a Girondo y a Gómez de la Serna)


© Ilustración: Oliverio Girondo


Mientras sonaba un blues, con la marea alta atracaron en la Taberna del Calamar tres marinos y pidieron alcachofas. Cuando acabaron todo el agua de la bodega se mecieron como el mar para intentar llegar a sus casas. Pero era inútil: sus miradas jugaban a retirar la arena bajo sus zapatos, y los brazos entrelazados les mantenían en pie como un trípode o un biombo certeramente colocado, pero también neutralizaban cualquier intento de avance.

No hay comentarios: