...que ciento volando


© Imagen: Javier Jaén



Descubrió el error mientras el abejaruco se moría en su mano. Era infinitamente más valiosa la imagen de esa bandada azul que se alejaba por el cielo.

24 comentarios:

Liles dijo...

Hola Isabel, acabo de descubrir esta maravillosa página. ¡Qué sorpresa tan agradable! Me dejas, como siempre con tus escritos, estufefacta. No cambies nunca, porfa.
Sise

Liles dijo...

Se me olvidaba, qué foto tan buena!!!!. Me encanta!!! jajajaja. Estás presiosa. Te va que ni piripintado¡¡¡

Isabel Castaño dijo...

lo que más me gusta son las piernas, jajajjaj

Anónimo dijo...

un sitio bien madre (como dirían en Méjicolindo)

Isabel Castaño dijo...

gracias, anónimo

Aída Acosta dijo...

Hola Isabel, hace mucho que no visitaba blogs y me he alegrado de leerte. Te envío un fuerte abrazo

Isabel Castaño dijo...

gracias, Aída, qué gusto saber de ti

Dédalus dijo...

Me ha parecido tremendamente largo tu entrada, de modo que te confieso haber leído sólo unas cuantas de tus bellas locuras, Isabel.
Me ha gustado sentir tantas alas batiendo palabras, en una lograda conjunción de ingeniosas miradas.

Volveré, amenazo.
Hasta entonces, un beso.

P.S. Veo que tenemos algún amigo común. No en vano, el estupendo Juan y su Máquina de Coser Palabras están entre tus favoritos...

jesus andres dijo...

A veces, en tardes anodinas, vagando por la red, uno descubre verdaderas joyas, como estas tuyas, Isabel, que nadie debe perderse.

Isabel Castaño dijo...

Gracias, Dédalus. En cuanto pasen estos días de acomodo prometo asomarme al alféizar de tu ventana

Isabel Castaño dijo...

Gracias, Jesús.

daniel dijo...

Hola Isabel...lo tuyo está muy muy bien, un placer. Dejaste una referencia en nuestra página (lasbuenasnoches) y quiero dejarte otra, la mía, aquí. Son películas: www.danielcuberta.com. Un saludo y enhorabuena!

Sonia Betancort dijo...

Ay!!! qué bonita, la más atenta a el horizonte y las sartenes...

Isabel Castaño dijo...

Sonia, sílbame, y yo te llamo.
O como dijo García Montero: tu me llamas amor, yo cojo un taxi

Gloria dijo...

Resulta que había recibido una invitación para entrar aquí, y yo pensando que era otra cosa.
¡Que bonita!
He pensado que a cambio de esta sorpresa yo te regalo un pañuelo de organza preciosísimo (de esos que te sientan de maravilla) que acabo de encontrar tirado en la carretera
¿qué te parece?
besos de tu hermana

la misma dijo...

Oye,no vaya a parecer que en este pueblín tiramos las preciosidades al camino. "Tirado" no es la palabra.
Perdido, es la que más le va ¿no crees, perdilona?

Isabel Castaño dijo...

¿Invitación, Gloria?
Siempre dejo la puerta abierta de par en par. Además, sabes que tú no necesitarías nunca invitación para entrar en casa.
Y qué perdilona soy, madre mía, aunque está visto que a ese pañuelo le gusta estar a su aire (¿será, quizá, otro pájaro viejo disfrazado de organza?)

Sandra sin data dijo...

Andando sin andar mucho, llegue a sus orillas. Me encantaría que me visitara un día. Espero que le guste mi propuesta. La suya es sin duda singular, por eso me interesa su opinión.

Gracias por su tiempo La espero en:

http://sandrasindata.blogspot.com/

http://es.youtube.com/user/sandrasindata

http://7sndcom.artelista.com

Mª JOSE dijo...

Entro en tu blog cuando necesito paz.Lo conocí porq. entraste en el mío...
Me pregunto y te pregunto con temor de ser indiscreta:¿por qué te interesó lo que escribí sobre Autismo.
Mª José-Caminad a mi lado.

¿Te conoceré algún día?.

Isabel Castaño dijo...

uf, Mª José. Gracias.
Entré en tu blog cuando al buscar información sobre Pérez Estrada y los ángeles, me salió una entrada de tu blog (el libro de los ángeles). Después, leer el artículo "qué nos pediría un autista" no sólo me interesó, sino que me enseñó muchas cosas. Me hizo darme cuenta de que, en definitiva, esos veinte puntos son los que necesitamos todos (ellos, nosotros y nosotros con ellos) para conseguir una armonía.
Por tanto, soy yo la que tiene mucho que agradecer

Sonia Betancort dijo...

Actualiza con algún texto, por favor...!!!! que leerte me hará mejor que andar descalza sobre hojas de palmera, arena del Ganges, colchón de aire. Te quiero, cocinera

Isabel Castaño dijo...

ay, Sonia de mis entretelas, que esto de los talleres on-line me roba hasta el tiempo de quitarme las legañas mañaneras.
Por cierto, ¿descalza sobre hojas "Palmera"? ¡dios, cuantísimo daño!

Dédalus dijo...

Eres muy buena, Isabel, ¿lo sabías? Deberías plantearte (si no lo has hecho ya) recopilar tus mejores relatos y editarlos. El de la golondrina me ha encantado.

Un abrazo.

Isabel Castaño dijo...

gracias, Dédalus. Los edito, pero en edición casera, manual y mimada; y después tengo la gran suerte de un querido librero amigo que les hace un hueco en sus estantes y, a veces, hasta los vende. Con eso, y con vuestra necesaria lectura, me doy por muy satisfecha.